Home » Argentinos » Lo mejor del #NoTeVayasLio

Lo mejor del #NoTeVayasLio

La carta de la maestra entrerriana:

Click to show/hide

Lionel Messi:

Probablemente jamás leas esta carta. Pero la escribo igual, no como hincha del fútbol sino como docente argentina, esa profesión que elegí y que me apasiona como a vos la tuya.

Podría escribirte sobre la maravilla de tus talentos para el deporte más amado de nuestro país, sobre el placer que me moviliza ser una de las generaciones que pueden verte desplegar la magia en tus botines, sobre la admiración que despertas en cada uno de los gurises del mundo entero. Pero todo eso sería repetir frases hechas. Por eso voy a escribirte para que me ayudes en un reto mucho más complejo de los que hasta ahora enfrentaste, quiero que me ayudes en la difícil misión de formar las conductas de esos chicos que te ven como un héroe futbolero y como un ejemplo a seguir.

Por más amor y dedicación que ponga en mi trabajo, jamás tendré de mis alumnos esa maravillosa fascinación que sienten por alguien como vos. Y hoy verán a su más grande ídolo rendirse. Te ruego que no les des el gusto a los mediocres, a esos que frustrados por sus miles de metas no alcanzadas vuelcan sus rencores en un jugador de fútbol, a esos que opinan de todos los demás porque hacerlo es fácil y gratuito. Y te lo dice una maestra que con el abismal espacio que nos separa, lidia con esa liviana costumbre argentina de creer que el trabajo de otro es sencillo, que meter goles en un arco es tan simple como construir una casa o formar el futuro de una persona. Esa enferma necesidad de tocar siempre de oído, de ponernos en jueces insensatos que sentencian con desprecio y arrogancia el desempeño del otro, poniendo con valor solo las victorias y desmereciendo los errores como fracasos, esos mismos errores que nos hacen humanos en continuo aprendizaje.

Por favor no renuncies, no les hagas creer que en este país solo importa ganar y ser primero. No les muestres que por más éxitos que uno coseche en la vida, nunca terminará de conformar a los demás y peor aún, no les hagas sentir que deben vivir para conformar a los otros. No les brindes ese mensaje errado de que a pesar de tantas adversidades superadas, a pesar de pelearla desde muy pibe para llegar a ser el hombre triunfador de hoy, a pesar de asumir responsabilidades desde muy temprana edad y haber luchado hasta con impedimentos físicos para lograr tus sueños, todo eso se opaca ante las críticas de los envidiosos que en el fondo solo desean ser como vos.

Si vos que tuviste la familia acompañandote, que tenes un rico patrimonio personal y el apoyo de tanta gente, no lo logras, ¿como podrían ellos creerse capaces de continuar adelante pese a tantas batallas que día a día deben enfrentar?

Yo no les hablo a ellos del Messi que juega maravillosamente al fútbol, sino del que practicó miles de tiros libres para lograr embocar la pelota en ese ángulo inalcanzable para cualquier arquero; les hablo del Messi que soportó siendo un niño como ellos tantas dolorosas agujas para seguir en pie tras lo que amaba; les hablo del Messi que con todo el dinero que ha ganado ayuda a otros chicos como ellos en sus diferentes dificultades; les hablo del Messi hombre, el que formó su familia y lidia todos los días con el rol más importante que es ser un buen padre; les hablo del Messi que impide que un fanático que lo sorprende en pleno partido salga de allí lastimado; les hablo del Messi que puede equivocarse hasta errando un penal porque de fallas estamos hechas las personas y eso les muestra que hasta el más grande de todos los tiempos es imperfecto.

No te rindas, no guardes la camiseta con los colores de nuestra Patria porque al ponertela te convertis en un argentino mas que nos representa a todos, y no todos esperamos medallas y copas para sentirnos maravillosamente orgullosos de que vos lo seas. No hagas que mis gurises sientan que salir segundos es una derrota, que el valor de las personas está en cuán llenas esten sus vitrinas, que perder un partido es perder la gloria.

Mis alumnos necesitan entender que los más nobles héroes, sin importar si son médicos, soldados, maestros o jugadores de fútbol, son los que brindan lo mejor de sí mismos para el bienestar de otros, aun sabiendo que nadie los valorará más por ello, sabiendo que si lo logra, el triunfo es de todos, pero si falla el fracaso solo será de él, y aun así lo intenta. Pero sobre todo, se tiene heroísmo y hombría, cuando se lucha y superan las pérdidas con coraje y entereza, aun con todo el universo diciéndonos que no vamos a lograrlo. Y un día se encuentran con la mayor de las victorias: ser felices siendo ellos mismos, sin reclamarse cuántos demonios debieron enfrentar para lograrlo.

Todos hablan de pelotas, yo creo en la fortaleza de tu corazón.

La carta de Ricardo Montaner:

Click to show/hide

“Querido Lio Messi: con todo mi respeto a ti y a tu hermosa familia… Renunciar, jamás puede ser una opción, no cuando esta es una carrera que emprendimos todos juntos, date cuenta que tú eres un eslabón de la cadena, uno muy importante, pero el engranaje es eso, la unión de muchas partes chiquitas que hacen andar el inmenso tren de los sueños argentinos.
Renunciar es lo único que todos tus fieles seguidores no te queremos dejar hacer, no sólo por lo que te necesitamos, sino por cuánto hemos sido fieles a ti… Aún nos debes muchas alegrías Lio querido y nosotros a ti.
Ayer te vimos llorando, pero no creas que fuiste el único … Ayer lloró hasta el Papa…literalmente…!
Dale Lio, levántate de esa cama del despecho, tómate unos días, te los mereces, hablá con tu esposa, mirá a tu pequeño y pregúntate qué le vas a responder cuando te ponga entre la espada y la pared con esas típicas preguntas de los niños: papá es cierto que una vez te fuiste y renunciaste?… Te lo dice un padre que tiene 5 hijos…
Tómate unas vacaciones, pero vuelve para el próximo partido de eliminatorias, te necesitamos para continuar soñando… Perdónanos porque a veces los hinchas te pedimos cosas como si en verdad fueras un Dios…
Ni por un minuto pienses que este sueño y esta frustración son tuyos solos…
Te queremos Lio, vuelve que aquí estamos todos esperándote… Mientras tanto, te bendigo en el nombre de JESÚS”.

La carta de Nico Vasquez

Click to show/hide


Pienso en cómo estarán los muchachos, pero especialmente cómo estará Leo Messi, no el mejor jugador del mundo, no el uno, no el distinto, no el Messias, no el Dios, sino Leo Messi, el ser humano. Porque aunque lo olviden, y él es el responsable de eso, ya que nos acostumbró por tantos logros conseguidos, lo es. Nadie más que él quería esta Copa, la anterior y la anterior también. Nadie más que él lloró por no conseguirlas y se preguntará por siempre: “¿Por qué?”. No creo que haya respuesta. Ahora, ¿cómo puede ser que algunos argentinos, en lugar de ayudarlo a levantarse y abrazarlo lo ataquen? Esos exitistas que hablan con tanta seguridad, ¿qué ganaron? Y si así hubiesen ganado algo, ¿quiénes son para juzgar y opinar con tanta liviandad? ¿Son personas que solo valoran a un jugador cuando consigue una Copa? Y si no es así, ¿lo degradan? Pasa mucho en el deporte. Claro, debe ser por eso que se la pasan en la clandestinidad mientras uno logra algo y cuando viene el golpe y la frustración salen a atacar. Yo agradezco que no ganes siempre, Leo Messi. Porque de esa manera le puedo decir a mis sobrinos que existe el empate o perder. Y que a vos también te pasa. Que no llevás capa y no sos un superhéroe. Que llorás y las lágrimas caen por tu rostro como por el nuestro, que te angustiás como cualquiera de nosotros y que necesitás un abrazo contenedor. Y que mañana te vas a volver a levantar y vas a volver a ganar. Porque así es la vida. Si tan solo pudiera entender y valorarla quizás te reconocerían más. Por suerte, no todos los argentinos piensan así. Que los hay, los hay, pero son la minoría. Son esos que desde el sillón de su casa critican y enseñan algo que nunca jugaron, pero desde su casa son ganadores. Solo pretenden salvarse por vos. O mejor dicho pretenden tapar sus frustaciones con alguien como vos. ¿Qué ego y qué confianza tenés que tener para hablarle así a un ganador como vos? Y ahí estás, Leo, con tu mirada tranquila, con tu humildad y ubicación de siempre.
El qe está mal no sos vos. Son ellos. Deberemos, como sociedad, empezar a crecer y cambiar de una vez por todas. Qué locura que no te vean como sos, que no te cuiden, que no te disfruten.
Gracias por tanto y perdón por tan poco. Perdonalos, no saben lo que hacen. Si no son capaces de disfrutarte a vos, que hacés magia, no me quiero imaginar lo que serán en el día a día. Yo elijo disfrutarte y cuidarte. Gracias por generarme escalofrío cada vez que avanzás con la pelota, cada vez que hacés un gol o permitís que hagan cientos de ellos. Gracias por llevar la bandera argentina a lo más alto. Y no hablo solamente de fútbol, que lo hacés. Deberán inventar nuevos récords para que te entretengas porque ya los batiste todos. Hablo de representarnos como tipo, como embajador. Sos sano, humilde, mágino y eso que sos el mejor. Y no sos una máquina, sos un ser humano.
Por primera vez pensá en vos, lo que dicte tu corazón es lo que debés hacer. Eso es cuidarte, por primera vez que nadie te presione ni moleste en este momento.
Con un nudo en el pecho, después de haber llorado con vos, te digo: Acá estoy y estaré para acompañarte y abrazarte.
Te quiero, Leo.
Nicolás Vázquez.

13533251_10154395088547216_8458911530722097771_n

lionel-messi

13537565_1057087441007647_8951111478176776764_n

 

asd (2)

IMAGEN-16630527-1

copa-america-2016-2226528h540

asd

Podes seguirnos y ver más en: https://www.facebook.com/No-te-vayas-Lio-255492678152373

14656164421304

Fuerza Lio!

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>